Cuando pensamos en navegar o en practicar deportes náuticos, lo primero que nos viene a la cabeza es el mar porque es evidente que es donde encontramos más opciones y espacio para disfrutar de actividades relacionadas con la náutica.

Y es que no cabe duda de que quienes residen en localidades próximas a la costa lo tienen más fácil para hacer una escapada al mar, en cuanto disponen de un fin de semana o algunos días libres, y salir a navegar toda una jornada, pasar un rato divertido a bordo de una moto náutica, practicar surf o cualquier otra actividad en el mar.

Pero a quienes el mar les queda un poquito más lejos no tienen porqué renunciar a ese fin de semana a bordo, practicando la navegación a vela o en pequeñas embarcaciones a motor, cogiendo una piragua para dar un paseo relajados, o si lo que necesitamos es una dosis de adrenalina, hacer un descenso de rafting. Incluso hay zonas en las que se puede practicar snorkle y submarinismo.

En la Comunidad de Madrid, por poner el ejemplo de la comunidad más alejada del mar, existe  una amplia oferta de embalses navegables en los que se puede realizar actividades náuticas. Entre ellos, tenemos los embases de San Juan, El Atazar, Pedrezuela, Valmayor, Picadas, Cervera…donde se puede navegar y realizar cursos de vela, practicar windsurf o coger una piragua y darle al remo.

yachting harbour of a lake San Juan in Madrid, Spain

Castilla y León cuenta también con numerosas localizaciones para navegar y practicar otros deportes náuticos.  Un placer para pasar una jornada tranquila remando bajo puentes romanos o si preferimos un poco de aventura, por qué no realizar un descenso en canoa o en kayac  por alguno de los ríos castellanos?

El embalse del Burguillo en Gredos, las Hoces del Río Duratón en Segovia, el Lago de Sanabria en Zamora o el Canal de Castilla entre Burgos, Palencia y Valladolid, son algunas de la opciones que ofrece esta comunidad autónoma.

Roman Bridge with canoeists

En Castilla La Mancha, la cuenca del Alto Tajo es un paraíso para los amantes de las actividades náuticas de aventuras, ideal para practicar rafting y piragüismo. En aguas del Júcar, en el Parque Natural de la Serranía de Cuenca, se han habilitado zonas en las que se puede aprender y practicar submarinismo. Y a destacar también el embalse de Entrepeñas y Buendía en la provincia de Guadalajara.

En Extremadura, además de la práctica de vela en los pantanos de Alcántara, Gabriel y Galán y Borbollón, en Cáceres, o en el embalse de Orellana, en Badajoz, se pueden  realizar descensos en piraguas en el embalse de Aqueva, entre otras muchas opciones.

Y por último, hacemos un breve recorrido por Aragón, donde los embalses de la Sotonera y el Grado, en Huesca, y el del Mar de Aragón, en el Bajo Aragón zaragozano, son entornos ideales para navegar a vela. Si lo que buscamos son emociones más fuertes, en el Valle de Benasque y en el entorno de Ordesa, dependiendo del tramo, podremos practicar el rafting. Piraguismo, canoa, windsurf… son otras alternativas para disfrutar del agua en esta comunidad autónoma.

White water rafting

También en comunidades autónomas costeras podemos optar por disfrutar de la navegación y los deportes náuticos en aguas interiores, pero como hemos dicho al principio, en esta ocasión nos quedaremos en el interior de la península.